WhatsApp chat

Promociones

Primeras recomendaciones para tu nuevo coche


El rodaje del coche es una etapa que todos deberíamos pasar con precaución, si queremos que las partes mecánicas de nuestro nuevo coche se mantengan en inmejorables condiciones mucho tiempo. Cuando hablamos de rodaje no estamos refiriéndonos a aquellos rituales para afinar los motores de los coches de los años 1980, no: nos referimos a la necesidad de no «apretar» al coche para que se vaya, por decirlo así, «desperezando».

Hoy en día sigue siendo muy importante rodar el coche, tratarlo con mimo y cariño durante un par de miles de kilómetros (depende del tipo de combustión), de forma que todo termine de ajustarse, que se limpie el motor de impurezas (puede haberlas), y que todas las piezas se ajusten completamente. Esto se entiende con un símil del cuerpo humano: si nos pasamos un mes postrados en la cama, no nos levantaremos un buen día para echarnos a correr los 100 metros lisos: posiblemente tengamos alguna lesión muscular.

  • Está totalmente contraindicado acelerar fuerte con el motor frío.
  • Es importante que el coche siempre alcance la temperatura de servicio cuando estamos haciendo el rodaje.
  • Si no lo conseguimos y además exigimos a la mecánica, tendremos un coche «marcado» para toda su vida útil.
  • Por la misma razón de alcanzar la temperatura de servicio, hemos de evitar los recorridos que son tan cortos que no permitan alcanzar dicha temperatura.
  • Si debemos salir en coche igualmente, no nos queda otra que alargar lo necesario el recorrido.
    Hay que dejar que el motor se enfríe completamente tras su uso.
  • De esa forma tendremos un ciclo completo de temperaturas y, por tanto, de dilatación y compresión.
    Utilizar el cambio de marcha, sin llegar a apurar ninguna, es importante.
  • Esto quiere decir que se juegue con él, que cambiemos frecuentemente de marchas (no tiene sentido aguantar las marchas sin motivo).
  • Utilizar las retenciones del motor es importante para el rodaje.

Fuente:

Back to top